El distrito de Amotape es eminentemente agrícola, actividad que han desempeñado los pobladores durante generaciones, aprovechando los prodigiosos recursos que la naturaleza les ha proveído: tierras de calidad y agua abundante del Rio Chira, habiendo tenido que superar dificultades impuestas paradójicamente por la misma naturaleza (sequias, desbordes del rio, etc.), estos pobladores han desarrollado toda una vocación y un conocimiento en el manejo de la tierra, que hoy se convierte en su principal activo.

Pero lamentablemente, la crisis vivida en nuestro país en los últimos años, no podía dejar de afectar a los pobladores de este distrito y la actividad agrícola y la pecuaria (que siempre se realiza complementariamente a la primera) están atravesando la peor crisis de su historia, pues encontramos que los agricultores, antes las deudas que enfrentan, la dificultad para acceder a nuevos créditos, la ausencia de asistencia técnica, entre otras cosas, vienen optando por deshacerse de sus tierras ya sea alquilándolas a foráneos o en el peor de los cosas vendiéndolas, pasando a ser peones u obreros en sus propias tierras.

Lo anterior se ve reflejado en los resultados que muestra el Censo de población y vivienda 2007, donde la principal ocupación de la población de Amotape se ubica en el grupo de los trabajadores no calificados o peones (que es el 48.69 % de la PEA ocupada), seguida de lejos por el grupo donde se ubica a los agricultores que conducen directamente sus tierras (18.98%).

PRINCIPALES CULTIVOS

Los principales cultivos que tradicionalmente se ha tenido en Amotape son: algodón, arroz y maíz amarillo duro (ocupando alrededor del 85% del total de tierras cultivadas), además de pan llevar u algunos frutales, aunque en los últimos años la tendencia es a ir incrementando el porcentaje de tierras destinadas al arroz y maíz, en desmedro del algodón, y con el ingreso de las empresas que producen caña para la producción de etanol, se viene reorientado hacia ese cultivo.

Igualmente existe la voluntad de los agricultores, de incursionar en la producción de cultivos ecológicos con fines de exportación como banano orgánico o uva de mesa que vienen cultivándose exitosamente en distritos vecinos del valle, especialmente el banano orgánico que se viene colocando en mercados europeos y norteamericanos.